Desarrollo de las habilidades y competencias personales

Nuestras actividades potencian el desarrollo de competencias y habilidades personales muy necesarias en el presente y futuro vuestros hijos

Creatividad

La importancia de hacer cosas de manera diferente, desde nuestro propio criterio y la forma de concebir el mundo, imprescindible para formar personas independientes, responsables y competentes.

Capacidad de emprendimiento

Fomentar las capacidades de iniciativa e independencia en vuestros hijos les ayudará a convertirse en adultos activos. La confianza en sí mismos es fundamental para poder alcanzar los objetivos que se propongan.

Trabajo en equipo y colaborativo

Capacidad esencial en la edad adulta y sobretodo en el terreno laboral. Aprender a llevar a cabo de manera eficiente un trabajo conjunto donde varias personas aportan sus conocimientos y, por tanto, todo suma, enriquece los valores personales de cada uno de los miembros que participan en él.

Con el trabajo colaborativo se potencia la escucha y el intercambio de información y se aprende a cooperar para la consecución de objetivos y mejora de la propia motivación y relaciones interpersonales.

El desarrollo conjunto de competencias personales multiplica las oportunidades de los alumnos para aprender a ser más eficientes, aplicar procesos de pensamiento más complejos, aplicar sus aprendizajes y retroalimentarse de los aportes de sus compañeros.

Nuevo Sistema de aprendizaje

En el siglo XXI se inicia la era de la información, y requiere de transformaciones en el sistema educativo para formar a personas con pensamiento sistémico, global, convergente y divergente, analítico, crítico y creativo, así como el desarrollo de las habilidades necesarias para el trabajo cooperativo.

En el siglo XXI se inicia la era de la información, y requiere de transformaciones en el sistema educativo para formar a personas con pensamiento sistémico, global, convergente y divergente, analítico, crítico y creativo, así como el desarrollo de las habilidades necesarias para el trabajo cooperativo.

El docente actúa en este proceso como mediador, e invita a utilizar los propios recursos del alumno para resolver problemas de aprendizaje y personales. Es decir, se convierte en un facilitador del proceso de aprendizaje: planificando y organizando actividades adecuadas, asesorando y elogiando los progresos individuales y del grupo.